En primavera suben las temperaturas, el sol sale más a menudo, la gente sale a la calle y parece estar más contenta, las terrazas se llenan… Sin embargo, esta estación del año no trae consigo únicamente cosas buenas. Para muchos la primavera es sinónimo de astenia y/o de … alergia al polen.

Las alergias primaverales pueden convertir esta maravillosa estación en una auténtica pesadilla en la que reinan los ojos llorosos, las narices goteantes y los picores de garganta.

Algunos remedios a los que se recurre son fármacos químicos pero en la naturaleza existen remedios igual o más efectivos para ayudar a paliar los síntomas alérgicos.

La ortiga bloquea los efectos de la histamina en las personas alérgicas al polen, ayuda a frenar y evacuar la producción de mucosidad y los ataques de tos producidos principalmente por la alergia al polen. La ortiga se puede tomar en infusión, una al día seria la dosis más adecuada para aliviar y controlar los síntomas de esta alergia.

La ortiga se tiene que cocinar para consumirla

La ortiga se tiene que cocinar para consumirla

La miel contiene polen en pequeñas cantidades, por lo cual al consumirla habitualmente, el organismo se expone a dosis reducidas del alérgeno acostumbrándose a él, lo cual reduce la reacción alérgica en las temporadas de polen en el ambiente.

Tomar una infusión de menta o inhalar su aceite esencial es útil para aliviar los síntomas de alergia al polen. La menta contiene una sustancia que bloquearía la producción de histamina aliviando estornudos y flujo nasal.

El té verde contiene un compuesto que impide la producción de histamina, lo cual contribuye a disminuir y aliviar la reacción y los síntomas de la alergia.

Los probióticos bloquean la producción de inmunoglobulina E, una sustancia liberada por el sistema inmunológico que produce estornudos, y mucosidad, por lo que ayudaría a disminuir la reacción alérgica y a aliviar los síntomas. El yogur, el kefir, el chocolate negro o el miso son alimentos con grandes cantidades de probióticos.

Frutas amarillas y naranjas

La vitamina C es un antihistamínico muy poderoso que está presente en frutas, fundamentalmente en los cítricos y ayuda a prevenir las alergias.

Irrigar la nariz con una solución salina ayuda a suavizar la mucosa y a limpiar el polen o el polvo causante de la reacción alérgica, por lo es un alivio de los estornudos y el flujo nasal. Para preparar una solución nasal casera, se tiene que mezclar media cucharadita de sal y media cucharadita de bicarbonato de sodio en media taza de agua tibia.

La cúrcuma es uno de los alimentos con más poder anticáncer

La Cúrcuma originaria de la India favorece el bloqueo de inmunoglobulina E, previniendo o disminuyendo los síntomas de las alergias.

El regaliz es rico en glicirricina, la cual ayudaría a detener la producción de IgE, por lo que reduciría la severidad de diversas reacciones alérgicas, tanto cutáneas como respiratorias.