Si usamos bayetas y estropajos para limpiar nuestra casa entonces parece lógico que a su vez sean higiénicos pero no es así, según un estudio de la OCU. El estudio revela que en 9 de cada 10 bayetas que creemos impecables quedan bacterias. Estos son los consejos para tener una cocina segura y libre de peligros.

Consejos para acabar con bacterias en bayetas y estropajos

Si usamos las bayetas y los estropajos para limpiar nuestra casa entonces parece lógico que a su vez sean higiénicos, algo que parece difícil al estar en contacto con la suciedad constantemente. Difícil pero no imposible, aquí van unos cuantos consejos para conseguirlo.

1. Eliminar los restos de comida después de cada uso. Las bacterias son seres vivos y necesitan nutrientes así que mejor no darles facilidades para que crezcan.

2. Aclarar, escurrir y dejar secar después de cada uso. Si quieres puedes añadir unas gotas de lejía como método desinfectante adicional. Ponlos a remojo en agua con lejía diluida al 10% durante al menos 5 minutos. Es importante dejar la bayeta extendida para evitar que se acumule la humedad.

3. Renovar frecuentemente tus estropajos y bayetas, cuanto más desgastados estén, más propensos serán a acumular bacterias.

4. Utiliza una bayeta para cada zona, es decir, una bayeta para el baño, otra para la cocina y guárdalos en sitios distintos.

Para ayudarnos en este empeño Scotch-Brite de 3M ha lanzado su última innovación, Scotch-Brite Fresh, un estropajo que cuenta con su tecnología de abrasivo impreso para evitar la permanencia de restos de comida, manteniéndose limpio y sin malos olores tras su aclarado.

Según los últimos estudios realizados por 3M en varios países europeos, los consumidores buscan un estropajo que, además de limpiar eficazmente, permanezca limpio. Así, la compañía ha conseguido un producto válido, higiénico y flexible para un enjuague más fácil y un secado más rápido.